domingo, 14 de noviembre de 2010

Cosas de la vida


Un muchacho y una muchacha se enamoraron locamente. Y decidieron casarse. Ellos saben que los novios siempre se hacen regalos. El muchacho era pobre: Su unico bien de valor era un viejo reloj que habia heredado de su abuelo. Pensando en los bellos cabellos de su amada, decidio vender el reloj para comprarle un bonito pisapelos a su novia.

La muchacha tampoco tenia dinero para el regalo de bodas. Entonces, fue hasta la tienda del principal comerciante del lugar y vendio sus cabellos. Con el dinero, compro unas pulseras de piel para el reloj de su amado.

Cuando se encontraron, el dia de la fiesta del casamiento, ella le dio a el una pulsera para un reloj que habia sido vendido, y el le dio a ella un pisapelos para una cabellera que ya no existia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada