domingo, 12 de junio de 2011

Calmante para el Espiritu

Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala, sin pedirle nada a cambio. Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada