jueves, 4 de marzo de 2010

El desliz de Tiger Wood desde la perpectivas del dominicano.


El mundo de la comunicacion y la mayoria del publico en general, condena a Tiger Woods: El mago mundial del golf, por haberle sido infiel a su esposa.

Tan pronto como se supo eso, el joven deportista multimillonario ha sido fusilado en todas partes.

Sin embargo, porque uno ha condenado mil veces la violencia del macho contra la hembra, ha guerreado en mil escenarios defendiendo el derecho a olvidar que tiene la mujer, porque ha escrito, pronunciado y afirmando que una mujer adultera sólo da al hombre el derecho inalienable del divorcio, (y ha citado mil veces a Napoleón, -tan víctima él de los errores horizontales de doña Josefina-, cuando dijo: “Las guerras contra las mujeres, son las únicas que se ganan huyendo.”); porque uno ha repetido hasta el hastío que el único rencor posible contra una hembra es un bolero y un trago, y contra un mal amor: ser feliz, o sea, pasar la página… enfrentarse de nuevo a la vida.

Por todo lo anterior, tiene uno el derecho de aclarar algunas cosas, intercambiando el sexo de los protagonistas: Digo aquí, que sorprende e indigna tanto, el morboso pelotón periodístico y social que ha fusilado moralmente a Tiger Woods y ni siquiera ha mencionado a la principal responsable de todo lo ocurrido, que es la loca violenta que como cualquier macho latino, en vez de divorciarse de un marido adultero, le entró a palos de golf (irónicamente, el instrumento con el cual el señor ganó millones y la puso a vivir como una reina) y estuvo a punto de provocar que perdiera la vida en un accidente, cuando el pobre infeliz para evitar maltratar a su mujer prefirio huir de su histeria y rabietas de guerra.

La noticia, el escándalo, no debió haber sido porque un hombre faltó a su compromiso de fidelidad y exclusividad sexual con su esposa, algo tan común en los matrimonios de hoy, y en ambas direcciones.

La falta más grave de este drama no es la de Tiger, sino de la loca histérica y hembrista de su esposa que, cual bestia machista, en vez de divorciarse se consideró con derecho a asesinarlo…. como todo un macho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada