miércoles, 11 de noviembre de 2009

Pendeja, o inocente?

NUEVA YORK._ Una mujer dominicana residente aquí fue estafada al comprarle un perrito por la Internet a una empresa que promueve las mascotas. A Irene Batista, que pagó $700 dólares por el envío del animal vio fotografías en la Web, pero nunca le llegó la entrega. Tuvo que volver a hacer una nueva transacción para poder complacer el deseo de su hijo. La compañía anuncia un tipo de perro en imágenes y le dijeron que supuestamente se lo enviarían de Africa, pero la “mercancía” nunca llegó a la casa de Batista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada